Prostitutas cerca de mi las geishas eran prostitutas

prostitutas cerca de mi las geishas eran prostitutas

El primer Karyukai en nacer fue Kamischiken, o "Las Siete Casas Superiores", ya que originalmente había allí solo siete casas de té y numerosas okiya. Tradicionalmente, las geisha comenzaban su entrenamiento a una corta edad. Luego, comenzaban su entrenamiento en varias artes tradicionales.

Hoy en día, la shikomi también trabaja en tareas hogareñas, y se le acostumbra a su independencia impidiendo toda comunicación con su familia por uno o dos meses. Esta tradición de entrenamiento existe en otras disciplinas de Japón, el estudiante deja su hogar, comienza a hacer trabajos hogareños y asistir a su mentor, para finalmente convertirse en uno. El tiempo de aprendizaje se prolongaba tradicionalmente desde los 15 o 16 años hasta los 21, donde la maiko pasaba a ser geisha veterana en una ceremonia llamada Erikae cambio de cuello donde su cuello del kimono eri pasa de color rojo a blanco.

Las geisha de estos distritos son conocidas como geiko. Los hanamachi de Tokio, Shimbashi, Asakusa y Kagurazaka son también bastante conocidos. Tradicionalmente, las geishas comenzaban su entrenamiento a una corta edad. Debido a la miseria y hambruna con la que contaban algunos campesinos de la época, las niñas eran vendidas a las okiya. Así empezaba una etapa de trabajo en la que se las llamaba shikomi; en esta etapa atienden como sirvientas en su okiya y asistente de las geishas experimentadas.

Hoy en día, la shikomi también trabaja en tareas hogareñas, pueden vestirse a lo occidental y asisten a la escuela del karyukai para aprender las artes tradicionales, generalmente se le acostumbra a su independencia impidiendo toda comunicación con su familia por uno o dos meses. Las jóvenes con aspiraciones a geisha comienzan su entrenamiento después de completar los primeros años de secundaria o incluso en secundaria o estudios superiores, empezando su carrera en la adultez.

La siguiente etapa de educación es cuando la niña, tras aprobar un examen de danza, debuta como Minarai. Esta etapa la joven debe contar con una hermana mayor u onee-san , una geisha experimentada la cual fungía con el papel de mentora y guía durante su aprendizaje en el karyukai. El arreglo de hermandad entre la geisha y la aprendiz se hacía por medio de la dueña de la okiya u okaasan madre en japonés , quien acordaba con la geisha experimentada un pago por los servicios otorgados al encargarse de la presentación de la aprendiz en sociedad, por lo regular este pago era obtenido del sueldo que la aprendiz generaba.

Una vez que se había convenido con éxito la relación entre la geisha y la aprendiz, ambas eran emparejadas al asistir al santuario del distrito, donde anunciaban a los espíritus su futura relación y posteriormente realizaban la ceremonia del san-san-kudo tres-tres-cambios. En esta ceremonia, la aprendiz y la oneesan-geisha de ésta se ofrecen mutuamente sake licor de arroz , y beben tres sorbos, de tres copas pequeñas.

Luego intercambian la copa con la okaasan y la dueña de la casa de té así como con cinco testigos de la ceremonia. Al concluir esta unión la geisha quedaba emparentada de por vida con su joven aprendiz. La hermana mayor debía presentar a la hermana menor en todas las casa de té para las que ella trabajaba, así como a los clientes y a otras geishas que conocía con la finalidad de hacer a la aprendiz una persona conocida, famosa, talentosa y respetada. Este tiempo le servía a la minarai para adaptarse y "aprender por la vista".

La niña asiste a fiestas, pero se mantiene en silencio y se dedica a imitar a sus onee-san del karyukai. Mirando a otras geishas, y con la ayuda de las dueñas de las casas de geishas, las aprendices se vuelven habilidosas en la compleja tradición de elegir y usar kimono, y en el tratar con los clientes.

Luego de uno o dos meses, la minarai pasa a ser una maiko "junior" y pasa de pintarse solo el labio inferior distintivo de las minarai a pintarse ambos.

El tiempo de aprendizaje se prolongaba tradicionalmente desde los 15 o 16 años hasta los 21, donde la Maiko pasaba a ser geisha veterana en una ceremonia llamada Erikae cambio de cuello donde el cuello de su kimono eri pasa de color rojo a blanco, y cambia su maquillaje y peinado. En el Japón moderno, las geisha y maiko son bastante inusuales. De todas maneras, en el distrito Gion de Kioto, los visitantes pueden observar algunas maiko por las calles yendo o regresando de una cita.

Una economía ralentizada, pocos intereses en las artes tradicionales, la inescrutable naturaleza del mundo de las flores y sauces, y el costo de este servicio han contribuido en que la tradición decline. Sin embargo, la gran cantidad de turistas contribuye a que la tradición siga viva, debido a que la geisha es considerada una imagen mítica de Japón. Otro término para trazar la tarifa es ohana flores tarifarias. Esta confusión se ha complicado debido a la comparación con las oiran , particularmente en onsen.

La geisha puede contraer matrimonio, pese a que la gran mayoría prefería retirarse antes de casarse, y podían tener hijos fuera del matrimonio. También ahora pueden ir a la universidad y se cree que son totalmente libres de elegir un novio o amante. Sin embargo, tales afirmaciones siguen discutidas por otros que afirman lo opuesto.

Fue tradicional para las geisha tener un danna , o amante. Un danna era generalmente un hombre adinerado, algunas veces casado, que tenía recursos para financiar los costos del entrenamiento tradicional de la geisha y otros gastos considerables.

Los valores y convenios ligados a este tipo de relaciones no son bien comprendidas, incluso entre los japoneses. Se especula sobre la venta de la virginidad de las geishas y de su cuerpo a un solo cliente hasta que el danna se cansara y entonces se buscaría otro. La publicación de la novela Memorias de una geisha generó gran polémica sobre este tema, porque aumenta el debate sobre si las geishas venden o vendían su virginidad. Al contrario de como se suele afirmar, la geisha no atiende solamente hombres.

Desde sus inicios también tenía clientas con las cuales forjaba relaciones tal como con un cliente masculino. Incluso, muchas veces se celebraban cumpleaños infantiles o adultos con geishas como compañía.

La apariencia de una geisha cambia a lo largo de su carrera, desde la femenina y maquillada maiko , hasta la apariencia madura de una geisha mayor y consolidada. La aplicación del maquillaje es difícil de perfeccionar y es un proceso bastante largo. El maquillaje es aplicado antes de vestirse para evitar ensuciar el kimono. Primero, una sustancia de aceite o cera, llamada bintsuke-abura , se aplica a la piel.

La "W" es usada con el kimono formal negro. Luego que la base es aplicada, una esponja es pasada por la cara, cuello, pecho y nuca para absorber el exceso de humedad y lograr uniformidad en la base. Luego los ojos y cejas son remarcadas. Tradicionalmente se usaba carboncillo, pero hoy en día se utilizan cosméticos modernos. Los labios son pintados con una brocha pequeña simulando un contorno de labios sensual, acorazonado por arriba y muy redondo, teniendo pequeñas variaciones de distrito a distrito.

El color viene en un palo pequeño que es mezclado con agua. Durante los primeros tres años, una maiko usa su maquillaje casi constantemente. El día de su mishidashi, o debut como maiko, se contrata una maquilladora profesional; antiguamente la maquillaba la dueña de la okiya o la onee san a la vista de todas las habitantes de la okiya.

Durante su iniciación la maiko es ayudada por su onee-san o la "okaa-san" madre de su casa de geishas. Después debe aplicarse el maquillaje por su cuenta. En ocasiones una maiko en la fase final de su aprendizaje puede decidir teñir sus dientes de negro, una tradición conocida en Japón como ohaguro.

Esta costumbre era habitual en las mujeres casadas de Japón y, anteriormente, en la corte imperial, pero hoy en día sobrevive solo en algunos distritos. Para las geishas sobre treinta años, el maquillaje blanco es utilizado solo en bailes especiales que lo requieren. Vale decir que el maquillaje varía levemente por distrito o también por el gusto de la geisha. Una geisha o maiko necesita vestir una determinada ropa interior antes de ponerse el kimono.

No visten la ropa interior occidental, sino que llevan unas cintas largas de color blanco alrededor del pecho y de las caderas. Es difícil acostumbrarse a ir al servicio con estas prendas.

Sin embargo, las verdaderas geishas no son prostitutas. El propio origen de las geishas contribuyó a esta confusión. Decidió entonces potenciar estas artes y dejar de ejercer la prostitución.

De hecho por varios años las geishas entretenían a los clientes de las cortesanas u oiran hasta que éstos decidían ir a los cuartos. No obstante, se ha especulado sobre la venta de la virginidad de las geishas, lo que supondría el paso definitivo para pasar de ser maiko aprendiz a ser una verdadera geisha.

Por otra parte, es habitual que una geisha escoja un danna, un cliente habitual generalmente rico, que a menudo se convierte en su amante. Antigua Oiran o cortesana. Auténtica prostituta tradicional japonesa identificada por su mayor ornamenta. Su principal función es el entretenimiento y no solo para hombres, si no también para mujeres y hasta niños. Por ello es que durante su rigurosa instrucción son enseñadas en cantidad de literatura, obras teatrales, canciones varias y tes y bebídas tradicionales de todo tipo.

Lo que importa es el agujero propiamente dicho:

Prostitutas cerca de mi las geishas eran prostitutas -

Al usar este sitio, usted acepta nuestros términos de uso y nuestra política de privacidad. Un danna era generalmente un hombre adinerado, algunas veces casado, que tenía recursos para financiar los costos del entrenamiento tradicional de la geisha y otros gastos considerables. Por lo tanto muchas cortesanas comenzaron a retirarse de su trabajo y empezar una nueva vida. Las geishas se retiraban en cuanto la pareja entraba en el dormitorio. Publicado por Geiko Maiko en Para los hombres que los frecuentaban, lugares como Yoshiwaraen Edo actual TokioShimabaraen Kioto, o Shinmachien Osaka, eran auténticos paraísos. Entras prohibirse oficialmente la prostitución en Japón, muchos burdeles se camuflaron tras la etiqueta de spas o baños turcos. En su origen, las geishas eran hombres ataviados con bonitos kimonos y mucho maquillaje que entretenían a los hombres que estaban en compañía de sus cortesanas, hasta que estas se retiraban para disfrutar con ellas de otros tipos de placeres. He leído y acepto la política de privacidad. Su papel en el fin del sogunato y la Restauración Meiji fue crucial. A regañadientes, los distritos passion prostitutas prostitutas menores decidieron conjurar esta amenazadora competencia contratando a sus propias geishas femeninas. Luego, comenzaban su entrenamiento en varias artes tradicionales.

0 thoughts on “Prostitutas cerca de mi las geishas eran prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *